sábado, 26 de diciembre de 2009

La Elevación de la Cruz

Detalle del grupo. Foto: Rubén Domínguez

Este hermoso paso fue tallado por el discípulo de D. Ramón Álvarez, Aurelio de la Iglesia Blanco, entre los años 1899 y 1901. Está realizado en madera de pino de Soria y lo componen ocho figuras, la mayoría retratos de gente conocida de la Ciudad en aquella época.

Como dato curioso citar que en la parte trasera de la Cruz arbórea, hacia la mitad, posee una visagra que tenía como fin, debido a la gran altura de la misma, el poder abatir el madero para que pudiera entrar por la puerta de la panera que la Cofradía de la Santa Vera Cruz tenía en aquel momento.

Fue donado por la Junta de Fomento de la Semana Santa y, aunque de calidad dudosa, es una obra impresionante para quien la observa.

Se entrega el grupo escultórico a principios del año 1900, saliendo por primera vez en la procesión de Jesús Nazareno del Viernes Santo 13 de abril del mismo año. Se estrena con un crucificado diferente al actual (obra del escultor de La Bañeza Manuel de Borja en 1669), pues el que ahora sale por las calles de Zamora no estaba terminado.

En el año 1899 empieza a trabajar de la Iglesia con la ayuda de Leandro Esteban "El Gallo" en un local que alquilarían en el Barrio de la Horta.

La actual mesa es el resultado de una restauración efectuada en 2006 por José Antonio Pérez sobre la original de 1956 de Alfonso Pastor Cadierno.

Visagra de la Cruz. Foto: Rubén Domínguez


Cambio de mesa en enero de 2006. Foto: La Pasión de Zamora

2 comentarios:

  1. Muy bueno el cambio de ruedas a hombros de este paso.
    Reconozco que veía imposible el cambio por la situación de la cruz pero realmente hay que reconocer que el paso gana en elegancia, es un paso muy llamativo que ya sobresaltaba cuando iba a ruedas.
    La única pega que le veo a este paso es la mesa, es muy similar a la de crucifixión y muy simple para mi gusto, me gustaría que cambiaran estas mesas por unas nuevas y originales para cada paso.
    Alejandro

    ResponderEliminar
  2. A mí si que me gustan las mesas.
    Un saludo

    ResponderEliminar